miércoles, 12 de abril de 2017

YAHWÉH Y LA GORGONA: LOS DEVORADORES DEL TIEMPO


Yahwéh


"Porque mostró Dios, ser un fuego devorador"
Hebreos 12: 29


Las citas del Antiguo Testamento de esta entrada están extraídas de la traducción directa de las lenguas originales de la edición del año 1974 de Eloino Nacar Fuster y Alberto Colunga Cueto, que es la mejor.


Yahwéh, el devorador. En multitud de pasajes del Antiguo Testamento se puede apreciar el carácter enérgico de Yahwéh, en todo caso este carácter no es exclusivo del Dios hebreo como se irá viendo en las demás entradas, lo importante acá es demostrar el carácter cíclico-destructor del citado Dios.

El primer hecho que atestigua la naturaleza de Yahwéh, esto es, relativo a la renovación cíclica y perennidad, es la zarza ardiente en el Éxodo, además Moisés teme mirar a Dios a la cara, pues puede morir... ¿no recuerda esto al mito de la Gorgona?... luego lo veremos, vamos con la cita del Éxodo:


Éxodo 3: 2-6


<<se le apareció el ángel de Yahwéh en llama de fuego de en medio de una zarza. Veía Moisés que la zarza ardía y no se consumía, y se dijo: "voy a ver que gran visión es ésta y porque no se consume la zarza: "¡Moisés!, ¡Moisés!", él respondió: "heme aquí". Yahwéh le dijo: "no te acerques. Quita las sandalias de tus pies, que el lugar en que estás es tierra santa"; y añadió: "yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob". Moisés se cubrío el rostro, pues temía mirar a Dios>>


En el siguiente pasaje se advierte el carácter simbólico de fertilidad, de fecundidad y de  renovación cíclica de Yahwéh, al hacer retoñar brotes y flores a la vara de Arón, de la casa de Leví.


Números 17: 8


<<Al día siguiente vino moisés al tabernáculo; y la vara de Arón, la de la casa de Leví, había hechado brotes, yemas, flores y almendras>>
I




La vara (una rama de árbol) es una constante en los pueblos Indoeuropeos e incluso semitas, esta va desde la espiga de trigo que los Druidas le mostraban a los iniciados, la vara de Aaron, pasando por el lituus romano, hasta llegar al báculo de los obispos y al moderno bástón de los generales de ejército, este, sencillamente es un símbolo de la renovación de la naturaleza, nada más simple, que los potentados de cada época portaban y portan como símbolo de la característica que detentaban o detentan algunos; "Dioses" en la tierra, amos y señores temporales.




Yahwéh: el devorador y consumidor 

Isaías 40: 6-8

"Una voz dice: Grita. /Y yo respondo: ¿Qué he de gritar? /Toda carne es hierba, /y toda su gloria como flor de campo. /Sécase la hierba, marchítase la flor/cuando pasa sobre ellas el soplo de Yahwéh. /Ciertamente hierba es el pueblo. / Sécase la hierba/marchítase la flor, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre."

La verdad que en este pasaje se deja ver de manera clarísima el carácter destructivo y devastador de Yahwéh, son innumerables las citas que hablan de Yahwéh como si fuera un fuego devorador que todo lo consume, ese fuego devorador inmaterial ¡¡ no puede ser otro que el oxígeno !! el oxígeno lo quema todo, lo consume todo, por el oxígeno nosotros envejecemos, nos arrugamos, y el interior de las manzanas se pone de color marrón, y por el oxígeno, cada vez que respiramos se nos oxida nuestro cuerpo internamente, y por supuesto por el paso del tiempo. También es curioso resaltar, que siempre se nos recalca en el Nuevo Testamento que en el infierno los cuerpos se queman...


Muchas son las citas en las que se hace alusión a la imposibilidad de mirar a Yahwéh, el que lo hiciere ciertamente morirá, como lo hace saber el Antiguo Testamento:


Éxodo 33: 20

"pero mi faz no podrás verla, porque no puede el hombre verla y vivir"


Al parecer el único o uno de los pocos que ha visto a Dios a la cara ha sido Jacob, en la mítica lucha que tuvo con un extraño ángel [Génesis 32: 24 (25)-32 (33)] más que un ángel, era el mismísimo Dios. Esta pelea, más que un pueril capricho parece ser una especie de iniciación, pues Jacob queda herido en una pierna, éste, padece de la cojera iniciadora de los grandes maestros, así como Vulcano etc... y además Yahwéh, hecho carne, lo bendice. Luego de esa mítica lucha, Yahwéh decide llamar a Jacob con el nombre de Israel, pues ha luchado y vencido al mismísimo Dios.

El aspecto destructor de Yahwéh se lee por toda la Biblia, nadie puede mirarlo a la cara, pues aquel ser moriría, nadie puede maldecirlo pues es inevitable su presencia, ¿qué Dios más poderoso que el tiempo mismo? inmutable y eterno.






La pintura superior de Francisco de Goya, se denomina "Saturno devorando a un hijo", esta es una metáfora, Saturno no es más que el Tiempo que corre, y sus hijos; NOSOTROS. Saturno en la jerga alquímica adquiere el significado de Nigredo, la primera fase, de color negro, y en metal simboliza al Plomo, el más imperfecto de los metales según los alquimistas. Es por ello que a esta primera etapa de la Gran Obra se le designa: El Reino De Saturno; la Putrefacción.






Pintura de Peter Paul Rubens, denominada "Saturno", curiosamente tras Saturno, en la parte superior se pueden ver tres estrellas ¿el cinturón de Orión?.



Las Gorgonas

Primeramente en la mitología griega se nos muestran tres Gorgonas hermanas: Medusa, Esteno y Euríale. Medusa tiene el significado de astuta o incluso de protectora, Esteno de fuerte y Euríale de viaje extenso. 


La Gorgona Medusa


Estaba completamente prohibido mirar el rostro de Medusa, el que lo hiciere moría petrificado. No resulta muy complicado adivinar el significado real de las Gorgonas, Gorgona en Griego significa la horrenda o simplemente terrible, Medusa tiene serpientes en lugar de cabello, tiene unos colmillos terribles y un cuerpo también de serpiente. 

La serpiente en todas las culturas antiguas adquiere el significado esotérico de eternidad, sabiduría e incluso de inteligencia y renovación cíclica, esto es porque la serpiente, cambia de piel cíclicamente y pareciera ser inmortal. Medusa tiene unos colmillos terribles, curiosamente la palabra itálica Gorgo adquiere el significado de vórtice d'aqua o remolino, con idéntico sentido de engullir o tragar, de allí la palabra moderna Garganta e incluso la voz "Gorgona" tiene las formas de Coro, Curo, Goro, Corno, Cronos (el tiempo eterno, el que devora a sus hijos) Gorgona significaría La Devoradora, ni más ni menos. La mirada de piedra de la Gorgona Medusa es el aspecto más terrible, la petrificación de la Medusa que convierte en piedra, no es más que la mirada del Tiempo mismo, al convertirse en piedra, el ser humano vive para siempre en este terrible valle de lágrimas, pues la piedra es imperecedera, eterna. La vida eterna solo estaba reservada a los dioses, más la vida eterna terrenal se tenía concebida como una maldición, un perpetuo sufrimiento.
















En el mundo hay infinidad de representaciones de Gorgonas, en la foto de la izquierda se pueden ver algunos ídolos con rasgos gorgoneos, en realidad son hachas votivas Olmecas y hombres-jaguares, pero tienen un gran parecido a las Gorgonas. A la derecha, tenemos que la letras A es de Atenas (Grecia), la B de San Agustín (Colombia), la C de Siracusa (Italia) y la D de Chavín (Perú) el parecido con la Gorgona Medusa es impresionante (fotos de libros personales).





Esta Gorgona se encuentra en el museo de Siracusa, Italia.



Son numerosos los antiguos teónimos que aluden a una divinidad cornuda negra o roja, al mundo infernal. Anteriormente anoté las formas Curo, Coro, Cronos o CornoCórono y Cerno del fatídico nombre del Dios del tiempo,  éstos están relacionados perfectamente al ruso chorn o chern-o que significa "negro" ésta equivale al griego Charo, Caronte o Acheron el barquero infernal, de esta palabra deriva Cuervo... un pajaro negro, y está perfectamente relacionado con el cuervo "Bran" o "Brano", una divinidad céltica de la muerte. Y el antiguo teónimo Cernunnos o Kernunnos, el antiguo Dios de la caza, igualmente tiene relación con estas divinidades de los cambios cíclicos, el nacimiento y la resurrección de la naturaleza.

El nombre latino Cornus designa también el Aliso, que en Galés se dice Gwernen, y que en la cultura Celta es el árbol de la resurrección, junto con el Álamo blanco y el Ciprés, de ahí que se asocie el Ciprés al cementerio en la cultura europea. 

También como curiosidad, tenemos a la cornisa, parte exterior de una casa, y una de las más peligrosas de escalar, con peligro de muerte segura al caer. Podría seguir y seguir, pero sería cansador.





Acerca del Fuego Inmaterial de Dios, ese del que hablan los alquimistas, ese fuego que está en todas partes y lo consume todo, el ex-monje benedictino y francmasón Dom Antoine-Joseph Pernety (1716-1796) nos describe la fase alquímica de la putrefacción de esta manera, y nos habla de un fuego extraño que actúa sobre la materia: 

<<Corrupción de la sustancia húmeda de los cuerpos, por defecto de calor. La putrefacción también se produce por la acción de un fuego extraño sobre la materia. En este sentido los filósofos espagíricos dicen que su materia de la piedra está en putrefacción, cuando el calor del fuego extrínseco (¿Oxígeno?), accionando sobre el fuego interno de esa materia (¿sustancias internas del material?) y actuando en concierto sobre ella, calientan la mezcla...>>

Es muy fácil adivinar cuál es ese fuego extraño que actúa sobre los elementos. En la antiguedad, cuando no se comprendían bien las cosas, los filósofos dejaban volar su imaginación y se dejaban llevar por lo que veían sus ojos. 

Ese fuego de Dios es el Oxígeno, así de sencillo, cuando las cosas se pudren, ya sea, carne, frutas e incluso agua en un estanque, pareciera que hirviera a causa de las pequeñísimas burbujas que brotan de él, pues las sustancias del alimento actúan con el Oxígeno.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

ICONOGRAFÍA ESOTÉRICA-RELIGIOSA: LA NATURALEZA COMO UNA OBRA DIVINA DE DIOS

" LA NATURALEZA : El Ojo de Dios, Dios mismo, siempre atento a su obra: eso es en propiedad, la Naturaleza y las leyes que dispuso par...